LANCES CON EL CAPOTE

LA VERÓNICA

 

Es el lance fundamental del toreo, la cual  se  ejecuta de perfil, jugando los brazos llevando al toro al lado que   desee el diestro. Este pase toma su nombre de la mujer que limpia el   rostro de Jesús en su camino a la cruz, se dice que existe cierta   semejanza entre el pase y la manera en que Verónica desplegó su manto.  

Este es el lance con el que normalmente se  inicia una faena ya sea  recibiendo a pies juntos o abriendo el compás,  los hay quienes lo  ejecutan abriendo ligeramente las piernas o bien,  quienes suelen hacerlo  con rodilla en tierra o solo flexionando una  pierna, para darle salida  al viaje del toro, sin que deje de llamársele  como VERONICA.   Hay sin embargo toreros que han destacado por el manejo de esta suerte,   siendo una característica primordial en ejecutantes que sobresalen en   este lance, tales como los mexicanos Luis Castro “El Soldado”, Jesús   Solórzano llamado el rey del temple o los españoles, Curro Romero y  Paco  Camino por dar solo cuatro ejemplos de quienes se destacaron por  el  buen manejo del capote en la suerte de la VERONICA.    Para poder ver una corrida de toros es esencial saber la diferencia entre un pase, un lance.   LANCE: se efectúa en los dos primeros tercios de la lidia y se hacen con el capote.  

La suerte tiene tres tiempos o parte:  

1) El capotazo comienza con la etapa de  citar al toro. El objeto es  fijar la vista del toro obligándole a tomar  el engaño. La atención la  logra el torero mediante la propia voz o con  el movimiento del engaño,  provocando la embestida.  

2) Una vez iniciado el arranque, el diestro  carga la suerte , retirando  el cuerpo de la trayectoria del toro para  evitar el embroque y  facilitándole la salida. Cargar la suerte consiste  en adelantar el  engaño hacia el toro, y mediante un ligero juego de  cintura y echando la  pierna hacia adelante, se facilita que el toro  siga el camino señalado  por el engaño, permitiendo su salida del lance  sin atropellar al  diestro.  

3) El torero termina el lance con el  remate. Retira el engaño y prepara  al toro para el lance siguiente. La  etapa de remate es crítica para  lograr el lucimiento; el diestro debe  realizarla con seguridad y dominio  de la situación; pero sin olvidarse  del adorno y el desplante realizado  con elegancia y gallardía. El  remate con desplante será valorado y se  ejecuta cerca del toro en  terreno de riesgo.  

Antiguamente se toreaba a la Verónica llevando los brazos arriba haciendo pasar el viaje del toro.   Nota extraida de diversos medios y por la experiencia de algunos toreros dada a conocer a los aficionados

CHICUELINA

 

Esta suerte se realiza citando de frente al toro, con los brazos abiertos y semi-extendidos hacia adelante. El cite debe hacerse a una distancia que permita al diestro, cuando el toro se arranque, marcarle la salida hacia cualquiera de los lados, con un movimiento simultáneo de brazos y muñecas. Cuando el toro va pasando cerca del cuerpo del torero, éste simultáneamente gira media vuelta en sentido contrario; gracias a este movimiento, su cuerpo queda envuelto en el capote.

Es un lance que consiste en que el torero se pone de frente o dando el medio pecho, embarca al toro desde donde llegan los brazos, echa el capote adelante y lo trae enganchado muy despacito para despedirlo liándoselo en el cuerpo. En mitad de la suerte, el torero debe girar sobre los pitones del toro, hasta quedarse primero de espaldas y, al concluir el giro, totalmente de frente para poder ligar la siguiente.

Suerte de capa que consiste en lancear envolviéndose en el capote, al tiempo que se gira en el momento del embroque en sentido contrario al de la embestida del toro.

"La Chicuelina andante o Quite por las afueras": lance utilizado por el torero para llevar o sacar al toro de la suerte de varas, lance que se debe realizar con mucha cadencia y dominio en el capote, creación del mexicano Pepe Ortíz, el “El Orfebre Tapatío”, que lo utilizaba sólo para sacar al toro del caballo, por lo que en México se conoce como “el quite por las afueras”.

- MEDIA CHICUELINA:

El capote cae muerto una vez que el torero ha soltado una mano. Se usa como remate de una serie de verónicas o de chicuelinas o como recorte a una mano para dejar los toros en el caballo.

Suele realizarse un recorte a media altura, en el que tras ejecutarse el lance, el torero suelta una mano, dejando caer lánguido el capote sobre su costado.

GAONERA

 La gaonera es un lance delantero que se ejecuta con el capote  a la espalda, sujeto por ambas manos y con la mayor parte del vuelo del  mismo por un lado, generalmente el derecho. Al llegar el toro a la jurisdicción del torero,  este da medio giro hacia el lado contrario de por donde ha embestido el  toro, levantando el capote, que pasa por encima de los lomos y  volviéndolo a presentar de la misma manera, por el lado contrario. En  general, el pase se repite una serie de veces y frecuentemente se usa en  los quites. Así llamadas por haberlas inventado el torero mexicano Rodolfo Gaona, El Califa de León, nacido en la ciudad de León de los Aldamas, Guanajuato.  

TAFALLERA

 

Este lance llamado indistintamente de las cuatro maneras, fue creación del matador español, “El Marchenero” Luís Muñoz Hoyos, en México, alrededor del año 1910. Allí, de él, debió aprenderlo Nicanor Villalta, quien vivió y se inició en ese país como novillero, y luego lo popularizó en España, ejecutándolo por primera vez en Tafalla, quizás en 1919 o a comienzos de los años veinte, razón por la cual comenzaron a llamarlo Tafallera, y en su honor también Villaltina o Nicanora. Se cita de frente o medio pecho, abriendo el compás o no, y con la capa cogida por delante, a dos manos, como para una verónica. Al llegar el toro a jurisdicción, la mano de salida cambia de posición con la próxima al cuerpo, mientras el hombre gira el tronco en el mismo sentido del viaje, al tiempo que alza y extiende los brazos, invirtiendo y desplegando el capote al aire, para que el toro pase por debajo.

PORTA GAYOLA

 

A puerta gayola” o “a porta gayola” es un término taurino que se usa para referirse al lance que ejecuta el torero, cuando recibe al toro que recién sale de chiqueros con una o ambas rodillas en tierra (arrodillado), con la vista en alto y mostrándole el pecho en actitud desafiante y corajuda. Es algo muy espectacular y peligroso pues el toro sale con todo su ímpetu, además de deslumbrado por la luz de la plaza, es decir, la embestida que vaya a dar el animal es totalmente incierta. Por otro lado, el torero desconoce por completo las características del astado, por todo ello, es una ejecución infrecuente. Cuando un matador antes que salga el toro se acerca caminando a la puerta de toriles, es porque va a recibir a la res a puerta gayola. Todos los corazones del coso palpitan de emoción. El diestro toma su lugar, se abre la puerta de chiqueros, el matador cita al toro alzando el capote. El animal arranca la carrera, embiste con furia y el torero le muestra todo el engaño.

Se preguntarán, ¿de dónde proviene la frase “a puerta gayola”? "Desconozco mayormente". Pero, sin duda tiene que ver con el significado de la palabra gayola, que según el DRAE es: (Del lat. caveŏla, dim. de cavĕa, jaula). f. jaula / Cárcel de presos. / Especie de choza sobre palos o árboles, para los guardas de viñas.

Metafóricamente considero que enfrentar o esperar algo a puerta gayola, sería hacerlo a ciegas, sin protección, sin ciencia cierta, a lo que venga, pero con coraje y decisión.

LA NAVARRA

 

Viene a ser un intercalado entre las verónicas. El renombrado espada Martincho fue su introductor.

Para efectuarla se colocará el diestro  en la misma posición que la verónica, cuidando de que el toro tenga  enteras sus piernas, poniéndose en corto, y al embestir le irá teniendo  la suerte, se la cargará mucho cuando llegue a jurisdicción torcerá el  cuerpo de perfil alargando los brazos y teniendo los pies en la mayor  quietud y, estando ya el toro fuera y bien humillado, le arrancará con  prontitud la capa por debajo del hocico en dirección opuesta a la que  llevaba y dará en ese instante una vuelta en redondo, con los pies  juntos, por terreno de adentro quedando frente el toro preparado para  otra suerte.